Síguenos…

Periódico Eco de Oriente

eco-portada

Un siglo de haber empezado a hacer eco en el Oriente colombiano.

No fue el primer periódico en aparecer en Villavicencio, pero si resultó ser el primero en haberse producido totalmente en el poblado, puesto que sus antecesores los imprimieron en Bogotá.

El proyecto editorial bautizado con el nombre de Eco de Oriente tuvo como mentor al sacerdote francés, Mauricio Diéres Monplaisir, párroco de Villavicencio, quien el 15 de mayo de 1913 sacó a la luz pública la primera edición del periódico que vendría a marcar la historia del periodismo regional.

Las iniciales ediciones de Eco de Oriente del padre Mauricio las escribió a mano, y las duplicó en un sistema conocido como heliógrafo. Las 3 primeras tuvieron frecuencia mensual, luego fueron quincenales.

Tanto el esfuerzo del sacerdote misionero como el sorpresivo impacto del periódico entre la comunidad, motivaron al Obispo de Villavicencio, monseñor José María Guiot, para realizar las gestiones pertinentes con el fin de traer desde Francia una máquina imprenta, con el fin de facilitar la edición de Eco de Oriente.

La llegada de ese aparato al poblado tiene una historia algo particular, es como macondiana. Resulta que para le época la comunicación terrestre con Bogotá se hacía a través de un camino de herradura de aproximadamente un metro de ancho, dicho trayecto se cubría a lomo de mula o a pie.

Por entonces vivía en Villavicencio un ciudadano de contextura corpulenta, que se ganaba la vida movilizando por esa ruta grandes cargas sobre sus hombros, condición física que le valió el nombre popular de “Sansón”. La historia local cuenta que él fue el encargado de traer piezas de la enorme imprenta.

Cuando la máquina Marinoni quedó instalada en los talleres del periódico, localizados en la casa de la misión montfortiana en el marco del parque central, se procedió al acto de bendición y estrene.

Con ese acto protocolario Eco de Oriente comenzó su segunda vida el 9 de  abril de 1916. Tal tecnología se estrenó en el caserío, con el nombre de Imprenta San José, siglos después de haberse inventado en Alemania.

Quiere decir que recién se acaban de cumplir 97 años de dicho momento tecnológico regional.

Ahí fue el inicio también de la formación empírica de jóvenes de la localidad en el manejo de la advenediza máquina. Contaba el desaparecido abogado, Carlos Burgos Moyano, que a alguien cuyo apodo era “Chinche” le dieron la monótona tarea de girar la manivela de la imprenta para imprimir el periódico y otros documentos.

Cuando se cumplen 100 años de la fundación de Eco de Oriente, hay que decir que su impacto fue altamente positivo para el desarrollo social y cultural no solo de Villavicencio, sino del área de influencia dado por el gobierno nacional a la comunidad montfortiana.

En las páginas de las muchas ediciones que alcanzó a tener este periódico, está contenido de manera detallada el proceso histórico regional desde diversos campos del saber.

Su importancia se pude analizar a partir de 2 proyectos ejecutados no hace muchos años. Uno fue el catálogo “Índice del Eco de Oriente: Villavicencio 1913 – 1950”, obra realizada por el villavicense Miguel García Bustamante y editada en 1997. El otro fue la microfilmación del periódico correspondiente al mismo periodo que abarca la investigación antes referida.

Las 2 realizaciones se hicieron gracias a la alianza entre la Biblioteca Nacional, el Fondo Mixto de Promoción de la Cultura y las Artes del Meta y la Curia de Villavicencio, que es la depositaria de la colección hemerográfica.

Para conocer hechos derivadas del carácter y el pensamiento político del padre Mauricio en su ejercicio periodístico, recomiendo las Memorias de Monseñor Francisco José Bruls, segundo Obispo de Villavicencio, libro publicado por la Diócesis villavicense.

Al cumplirse el siglo del periódico Eco de Oriente hay que decir que su colección es de obligada consulta para investigadores de las ciencias sociales, pero también de lectura recreativa para los querendones del acontecer de la historia local villavicense.

Indudablemente Eco de Oriente fue y sigue siendo un patrimonio cultural de la Orinoquia colombiana.

Por: Óscar Alfonso Pabón Monroy (*)
A continuación se encuentra en sistema de archivos virtual con los documentos del Periódico Eco de Oriente ordenado por Años -> Series  -> Número.
 
 
Para navegar por el solo debe dar clic sobre el enlace de interés, para regresar al nivel superior debe dar clic en la Opción “PARENT DIRECTORY” o al enlace “MENÚ POR AÑOS”

VOLVER AL MENÚ POR AÑOS